Dormir a tu bebé en verano

5 pasos para dormir a tu bebé en verano

El sueño infantil

Hoy nos gustaría hablar sobre el sueño infantil, un tema de gran importancia en el cuidado de nuestros hijos, y que tantos quebraderos de cabeza nos causa. Por ello, te traemos 5 tips o pasos que puedes incluir en la rutina para dormir a tu bebé en verano.

Como ya sabrás, el sueño consiste en el periodo durante el cual el cuerpo se regenera y recupera del esfuerzo realizado a lo largo del día. Por lo tanto, debemos dedicarnos el tiempo suficiente para poder descansar.

Pero cuando hablamos de bebés, este periodo cobra aún más importancia. Debemos ser conscientes de que están en plena edad de desarrollo tanto físico como mental, por lo que descansar correctamente es imprescindible. Además, mientras nuestros hijos duermen su mente va asimilando poco a poco lo aprendido durante el día; Así que, el hecho de no dormir suficientemente (o las horas de sueño recomendadas por pediatras según la edad) podría tener sus consecuencias, entre otros, problemas de conducta.

Si quieres profundizar más en los trastornos de sueño infantiles, te recomendamos que eches un vistazo a un artículo haciendo clic en este enlace. A nosotras nos ha parecido muy interesante.

Siesta verano bebé

Hábitos para dormir a tu bebé

Entonces, ¿qué hábitos podríamos incorporar en la rutina de sueño de nuestros hijos?

1.- Luz adecuada

Al anochecer, nuestro cerebro segrega una hormona que se llama melatonina, la cual es la encargada de relajar nuestro cuerpo y prepararlo para dormir. Es la hormona que nos produce la sensación de cansancio para inducir el sueño.

Cuando nos encontramos en un entorno con mucha luz, nuestro cuerpo dejará de producir esta hormona al pensar que sigue siendo de día, de manera que podamos mantenernos alerta. Sin embargo, cuando estamos en la oscuridad, nuestro cuerpo seguirá generando melatonina para ayudarnos a dormir.

Por ese motivo, es muy importante ajustar el nivel de la luz en la habitación de nuestros hijos, tanto para echar la siesta como por la noche, bajando las persianas hasta encontrar el ambiente adecuado para su descanso. Sobre todo, ahora que es verano y al tener más horas de luz, debemos acordarnos de adaptar bien su entorno.

Además, es conveniente no encender demasiadas luces en los minutos previos a la hora de dormir, así como evitar que nuestros peques utilicen dispositivos móviles con mucho brillo (por ejemplo, para ver dibujos animados) cuando se acerca el momento de dormir.

Funda nórdica con cremallera Petite Marmotte

2.- Respeta el horario de la siesta

A pesar de que estemos en verano y queramos aprovechar para hacer muchos planes fuera de casa, debemos tener en cuenta el horario habitual de nuestro bebé para echar la siesta.

Procura siempre que puedas quedarte en casa a la hora de la siesta para seguir con el hábito. En el caso de que por algún motivo te encuentres fuera de casa, intenta que tu hijo eche la siesta en el carrito o en la mochila de paseo. Mantener esta rutina también le facilitará conciliar el sueño por las noches.

3.- Baño relajante

Siempre viene bien un baño justo antes de meternos en la cama, ¿a que sí? 😉 En verano, especialmente en los días más calurosos o después de haber sudado un poco, un baño fresquito es muy agradable y da una sensación de limpieza… Perfecta para relajar a los más peques.

Poncho de toalla Petite Marmotte

4.- Dale un masaje calmante

Si en general a todos nos agrada recibir un masaje, los bebés no son una excepción. A través del masaje establecemos un vínculo y una comunicación muy especial con nuestro bebé al tiempo que les transmitimos seguridad.

Un masaje, con una crema o aceite adecuado que no irrite su piel, forma parte de la estimulación temprana, contribuyendo a mejorar el desarrollo del movimiento y las capacidades del niño. ¡Y qué mejor momento para ello que la hora de acostarse!

5.- Pon música

Por último, como toque final, poner música tranquila acondicionando el ambiente es ideal para dormir a tu bebé. Puedes poner una playlist diseñada exclusivamente para niños o, simplemente, cantarle una nana como se ha hecho toda la vida.

Finalmente…

…no te olvides de lo más importante: ¡Sé constante! Al igual que a los adultos, mantener siempre una rutina y los mismos horarios, permite a los bebés quedarse dormidos más fácilmente.

Ten en cuenta que nuestros peques se van acostumbrando poco a poco a seguir estos hábitos. Así que es probable que, si cada día adormeces a tu bebé de distintas maneras, no va a tener una rutina a la hora de dormir y, por lo tanto, le va a costar más conciliar el sueño.

Esperamos que te hayan gustado estos consejos y que te sean de ayuda para completar la rutina. Ya sabes que lo mejor es ir probando, ver qué es lo que funciona y lo que no, para poder crear y adaptar tu propia rutina siguiendo siempre el ritmo de tu bebé 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.